Cosmética para bebés y niños sin tóxicos
niños y bebés

Cosmética natural para bebés y niños

Cómo escoger productos sin tóxicos para el aseo y cuidado diario de bebés y niños en casa.

Está claro.
La maternidad nos da una vuelta: nos remueve internamente y nos hace tomar consciencia profunda.

Queremos lo mejor para ese ser que nace de nuestro interior y depende completamente de nuestras decisiones.


Y puede que mucho antes del embarazo, del parto y de compartir vida con el bebé ya hayamos tomado consciencia de la cantidad de cosas tóxicas que hay ahí afuera. Pero, ¡ay!, cuando una nueva vida crece, o cuando vemos por fin la cara de nuestros retoños, entonces esa consciencia explota, ¿verdad?
Nos convertimos en guardianas.
Que nada malo toque, roce o sea susceptible de dañar a nuestros hijos porque sacaremos las uñas, como leonas, para proteger su seguridad.
Esto, querida (salvando algunas excepciones) es una ley universal.
Sin embargo, en esa jungla de ahí afuera hay peligros que no se señalan como tales y que, muchas veces, pasamos por alto.

 

Es lógico:

Una no duda de que algo tan cotidiano como un jabón comprado en una farmacia o recomendado por un pediatra pueda contener elementos dañinos, capaces de restar salud a la piel o el organismo de nuestros bebés preciosos.

Una no se plantea así, per se, que un gesto de tanto amor como el de proporcionar un masaje nutritivo y relajante tras la ducha, o usar X champú para lavar la suave cabellera de nuestros pequeños pueda ser una forma de restar salud, de crear desequilibrio o generar problemas de piel, alergias…

Sin embargo, y por desgracia, lo es.

La realidad pura y dura es que la mayoría de jabones, geles, champús, aceites de masaje, cremas de pañal o leches corporales llevan en su composición cosas perniciosas.

Cosas como derivados del petróleo, microplásticos, pesticidas, ftalatos, aromas artificiales, dosis enormes de alcohol, formaldehido, PEG, sulfatos… y más cosas de nombres impronunciables  que pueden alterar la salud de los bebés y niños.

Y no es exageración: 

Los efectos secundarios de usar este tipo de ingredientes sobre la delicada piel de los más pequeños van desde alteraciones dermatológicas a alteraciones hormonales, debilidad en el sistema inmune, asma, alergias, irritación, picor… y hasta desequilibrios en el sueño o en la forma de alimentarse.

Y sí, completamente de acuerdo:

Investigar desde cero sobre qué productos evitar y qué cosméticos para niños son totalmente naturales e inocuos para su desarrollo y bienestar puede ser como desenredar una madeja hecha un lío.

Por eso este artículo: quizás necesitas saber qué productos de aseo son los más adecuados para un bebé.

Quizás estés demasiado atareada para ponerte a hacer labores de detective hasta averiguar y dar con un gel natural para niños que sea de fiar.

A lo mejor te apetece más tumbarte a descansar que ponerte a recabar información sobre qué champú es el más adecuado para usar durante los primeros años de vida. 

Igual, simplemente, necesitas una amiga que tenga experiencia y te cuente, con sinceridad y allanándote el camino, que a la hora de cuidar la higiene de los más pequeños lo más sensato es escoger productos cien por cien naturales, libres de tóxicos. 

Una buena amiga que, además, te pase una lista con recomendaciones prácticas de productos de higiene naturales para bebés y niños que te hagan despreocuparte, no tener que descifrar el INCI de cada etiqueta, confiar en que la cosmética para el bebé que has escogido es saludable y eficiente, libre de efectos secundarios y desequilibrios.

 

Pues mira, si necesitas todo esto: bienvenida.

Estas letras quieren ser una ayuda para mostrarte que se puede llevar a cabo un aseo para bebes cien por cien natural y ecológico sin dar mil vueltas,  gastar un montón de dinero ni complicarse. 

Y no sólo eso, que se puede sumar mucha salud, muchos beneficios y muchas alegrías si se escoge, para el cuidado y la higiene diaria de bebes y niños, una gama sencilla de productos naturales, sin ningún ingrediente artificial ni tóxico en su composición.

Y que una rutina de aseo e higiene natural para bebés es también un cuidado medicinal que sumará, muy mucho, a su salud, su consciencia, su organismo y su equilibrio exterior e interior.

Aquí en ecoeko tenemos la rutina de aseo completa y perfecta que cualquier bebé y niño necesita.

Desde sus primeros días de vida hasta el final de la infancia.

Y, sinceramente, puedes hacerte a ella pasando por esta puerta o puedes, simplemente, usarla de inspiración (de fuente de información) para saber qué incluir y qué evitar en cuanto a cosmética infantil se refiere.

Podemos asegurarte que esta gama de cuidado  infantil está formulada y creada con mucha consciencia y mimo. 

Que dimos muchas vueltas para lograr sencillez, resultados impecables, aromas maravilla, suavidad y –sobre todo- mucha salud en la higiene diaria de bebes y niños.

Y que no hay ningún artificio: todo lo que hay aquí y todo lo que aparece en el INCI de todo esto es cien por cien natural, saludable, ecológico y maravilla. 

Medicina pura para la higiene diaria de aquellos a los que más quieres.

Bien, hagamos esto sencillo:

 

¿Cuál es el cuidado básico que necesitan bebés y peques en lo que se refiere a higiene y a cuidados diarios?

Pues mira, durante  los primeros meses la cosa es muy simple:

Hazte con un buen jabón natural para el pelo y la piel. 

Uno que también puedas usar para mojar una toalla y limpiar su culito, evitando las toallitas todo lo que se pueda. 

Un gel natural para bebés que además sirva también como champú, jabón de manos e, incluso, como gel aromático para un baño relajante.

Si lo escoges con una buena dosis de caléndula en su fórmula, estarás aportando mucha calma y equilibrio a los momentos de aseo.

Y si quieres que sea más redondo, con unos toques de lavanda agregarás mucha más suavidad, medicina, buen aroma, relax…

Otra cosa que nos parece esencial es hacerse con un bálsamo natural para aliviar la irritación de pañal.

Este lleva neem, cera virgen de abejas, manteca de cacao, lavanda, caléndula, centella asiática…

Es perfecto para combatir de forma natural las irritaciones cutáneas que asolan la delicada piel del bebé. No sólo las que se producen en la zona del pañal sino todas las que surjan: su potente composición (muy suave pero bien cargada de medicina de plantas) sirve para aliviar irritaciones, dermatitis, rojeces, inflamación… tanto en bebes como en niños y adultos.

Y, aparte de esto, sólo añadiríamos una cosa más al estante de productos de higiene para bebes de tu baño: un aceite para masajes.

Acariciar y masajear a un bebé no solo es un acto de amor: estos momentos de juego y ternura también puede ser un gesto de carácter terapéutico, con importantes beneficios fisiológicos y emocionales. 

Está demostrado que los masajes y las caricias estimulan las defensas del bebé y ayudan al correcto desarrollo de su sistema nervioso, digestivo y locomotor, además de favorecer la circulación y contribuir  a que su piel esté más limpia y sana.

En este rincón vas a encontrar dos tipos de aceite de masaje para bebé:
Uno hecho con sésamo y con caléndula: una mezcla genial para nutrir, calentar, mejorar la circulación y el sistema nervioso, fortalecer músculos y digestión, calmar pieles sensibles, regenerar y aumentar el bienestar general…

 Otro con lavanda y aceite de almendras dulces, perfecto para aplicar tras la ducha nocturna, nutriendo la piel y favoreciendo el buen sueño.

 

¿Y cuando vayan creciendo?

No te preocupes.
Si tú no quieres, no tienes que añadir mucho más.
En realidad, un gel-champú natural de este tipo es ideal para usar desde los 0 a los 100 años.
Y el buen hábito de nutrir la piel con masajes agradables a base de sésamo, caléndula, almendras dulces y lavanda está igual de recomendado en bebés que en adolescentes, mamás, papás, abuelos… es medicina pura para toda la familia.
De todas maneras, en este rincón hay muchas cosas más.


Productos sin tóxicos y básicos de la higiene diaria para niños que puedes necesitar a medida que vayan creciendo.
Como, por ejemplo, este champú antipiojos cien por cien natural.
Porque sí, los malditos piojos son un mal común en casas con niños en edad escolar y los champús que suelen aplicarse llevan ingredientes demasiado agresivos.


Pero con naturaleza, y la dosis exacta de esencias de plantas, se pueden repeler a estos dañinos insectos sin daños colaterales en la piel, las hormonas ni el organismo.

Además, también hemos incluido un acondicionador capilar: porque hay cabelleras infantiles que tienden a enredarse en exceso y es por todas conocido el berrinche y pataleta que puede generar deshacer ese enredo.
Con un acondicionador natural como este no sólo se eliminan enredos sino que se agrega hidratación, suavidad, brillo y aromas sanadores que acompañan bien las emociones.

Y, como guinda, también hemos puesto una dosis más de farmacia natural con este maravilloso bálsamo.

Una versión cien por cien natural y cien por cien amorosa del famoso Vipsvaporub que sirve para calmar síntomas de gripes y resfriados, para aliviar dolores de cabeza, para despejar las vías nasales y la tos, para bajar la fiebre… e incluso para que te pongas tú un poco en las sienes cuando notes que estás demasiado espesa y tus neuronas van despacio.

 

Por último, lo que queda por presentar en este rincón de cosmética para niños es sólo el cuidado dental, un buen hábito que siempre será muchísimo más saludable si se realiza con un dentífrico suave, libre de fluor, y con un cepillo compostable, hecho de fibras naturales y libre cien por cien de plásticos contaminantes (que no hacen falta para nada).

 

Elegir qué productos usar para cuidar a aquellos que más queremos, a aquellos que son el futuro, también es una forma de educación estupenda.

Escoger para ellos productos de aseo y de cuidado sin tóxicos, cien por cien naturales y ecológicos, es una sabia decisión para mantenerles a salvo (todos los días) y, lo que es más importante: enseñarles a mantenerse bien a salvo y a cuidar del planeta.

 

Si quieres profundizar en los ingredientes de los cosméticos y cómo detectar los tóxicos, no te pierdas este video corto:

 

Deja una respuesta