montañas y viajes
#noquimicos, piel sana

El suplemento ideal más infravalorado para el cuidado de la piel.

Naturaleza para la salud de nuestra piel.

El cuidado de la piel es muy complejo y de ahí que además de aplicar una cosmética adecuada haya otros factores que no debemos descuidar.
Está científicamente demostrado que la calidad del sueño, la alimentación o nuestro estado emocional tiene una implicación directa.
Y seguramente con esto no te esté diciendo nada nuevo, lo sé, pero lo que la mayoría de la gente infravalora es el potencial que tiene la vitamina N para cuidar nuestra piel y nuestros cuerpos en general.

Una vitamina que no se puede comprar en farmacias, en supermercados o tiendas especializadas, pero que es de fácil acceso, gratuita y profundamente infravalorada.


Es la Naturaleza.

Y es que, el simple hecho de estar en ella, ya produce efectos positivos inmediatos. Es más, el perder esta conexión con ella es muy perjudicial, hasta tal punto que cada vez más se habla del TDN, el trastorno por déficit de naturaleza.

Que, aunque ya te adelanto, no es un diagnóstico clínico oficial, sí describe y pone de relevancia que la falta de contacto regular con la naturaleza puede llevar a una serie de problemas físicos, psicológicos y emocionales.

Estas consecuencias van, desde las propiamente derivadas del sedentarismo como afecciones cardiovasculares, hasta el déficit de atención, pero también estrés, ansiedad, depresión e incluso se habla de miopías, psoriasis o/y aumento de infecciones.
Y sí, siendo totalmente franca, es cierto que Richard Louv, quién acuño este término, centra su discurso en la infancia, pero amiga, qué quieres que te diga, yo esto lo viví en mis propias carnes con 40 tacos y durante muchos años.

Y es que esta vida moderna que nos han vendido nos ha desconectado tanto de nuestra madre tierra que hemos perdido el norte.
Lo tenemos todo al alcance de la mano, y si me apuras de un clic, vivimos rodeadas de ruido, no escuchamos al cuerpo, ni a nuestro instinto, vivimos sentadas, mirando pantallas, comiendo porquería, respirando humo, en lucha con la de al lado y así día a día, en un bucle infinito que hace que llegue un día en el que no te encuentras bien y no sabes por qué.

Y eso lo refleja nuestra piel. Es un enemigo lento, silencioso, parece que no hace daño, pero es letal.

Así que, no me preguntes de donde saqué la fuerza, pero hace 5 años dije basta ya, no podía más. Dejé de ir deprisa, de un lado a otro, haciendo miles de cosas, cumpliendo deadlines imposibles, a simplemente caminar hacia donde quería, hacia la Naturaleza, hacia la sencillez, hacia el estar y el ser.


Hacia lo Salvaje.


Y hoy, mi obsesión, es brindarte un camino para que conectes con laNaturaleza, con esa Vitamina N, porque hemos llegado a un punto que ya no sólo creo que esa falta de conexión sea la raíz de nuestros malestares, también creo que es el fruto de muchos de nuestros problemas como especie.

Hacia lo Salvaje son viajes donde visitamos, colaboramos y dialogamos con iniciativas que viven en armonía con la Naturaleza, que demuestran que otra vida es posible, son viajes que ponen la vida en centro.

Y lo hacemos con escapadas por España como este Campamento de Verano para mujeres en el Pirineo o con este corro espartero en la Sierra de Cazorla, pero también fuera de nuestras fronteras, como con esta aventura con prismáticos violetas en Tanzania o descubriendo los pueblos más bonitos del Annapurna de la mano de mujeres nepalís.

 

 

En fin, que no hace falta que me creas a mí, experiméntalo tú misma, sal a la naturaleza, báñate desnuda en el mar, camina descalza, contempla la luna, sumérgete en un bosque o dibuja una flor y observa cómo lo sientes, verás que la naturaleza es vital para la salud de nuestra piel.

 

Y si todo esto resuena contigo, te espero en nuestra newsletter, allí seguiremos alimentando este fuego que hoy nos ha unido y además, sólo por apuntarte, te llevarás de regalo un ejercicio de escritura terapéutica, que ahora mismo igual dices, y “pá qué”, pero créeme que sólo por esto ya merece la pena que dejes tu correo por aquí.
Nos vemos, los leemos y nos escuchamos, espero que pronto, mientras tanto espero que sigas tu camino hacia lo salvaje.

Ana Cortés Luengo (fundadora de Hacia lo Salvaje)

Hacia lo salvaje y Ecoeko hemos decidido unir fuerzas en nuestro camino para comunicar que somos naturaleza y que la naturaleza es vital para la salud de nuestra piel, esperamos que os guste esta colaboración.

Deja una respuesta