Jara pringosa o Cistus ladanifer
materias primas

El ládano y la jara , un viaje al origen de los perfumes ibéricos.

Y hablamos de “jarana” para hablar de celebrar porque todo lo nuevo que hemos estado amasando está hecho con jara.

Una planta mágica, aromáticamente deliciosa, que sabe extraer todo lo bueno del sol, del verano y del solsticio.

Una esencia que puedes usar para proteger, reparar y embellecer la piel de forma intensa.

Una planta con propiedades magnificas y un perfume fresco y sensual que no sólo cura la piel sino que también abre el corazón…

Por eso: “El sendero hacia el corazón huele a jara”

El sendero al corazón huele a jara

La jara y el ládano son claves en la perfumería .

Queríamos evolucionar: Crear cosméticos que acompañen, adaptándose a los cambios naturales.
Arraigados a la luz y a la magia de los ciclos estacionales.

Queríamos honrar la jara: Ya la conocíamos hacia mucho y la usábamos para muchos de nuestros productos “fetiches”, como esta crema facial nutritiva o este increíble suero reparador.

Sin embargo, nos apetecía profundizar más en ella: darla a conocer, poner en valor todo lo bueno que surge de su pureza y su aroma.

Sus propiedades, su potencia, todos los beneficios que le otorga a la piel…pero también su ciclo de vida, su resistencia, su belleza…incluso la forma en la que se recolectaba tradicionalmente: en los campos de Andalucía, en pleno verano, por resistentes familias gitanas que supieron ver su potencial y su fuerza…

Además, queríamos honrar al sol.

Amasar una serie de productos cosméticos destinados a vibrar con su energía, aprovechar su luz, su fuerza y su calor…

Dar a entender que el sol –lejos de un enemigo- es fuente de vida y belleza.

Y que si (como la jara) aprendemos a adaptarnos y protegernos de él naturalmente, es un manantial de salud, calma y belleza.

Por eso y porque queríamos hacer un perfume , un perfume ligado a nuestra geografía , a nuestros rituales y a la particular idiosincrasia de la cultura española que a veces, nos es tan desconocida.

Y es que, el ládano, la oleorresina que produce la Jara pringosa o Cistus ladanifer, es una gran desconocida en su propia tierra e ingrediente indispensable en la perfumería  francesa más refinada.

Los perfumes que nos brindan las flores , nacen muy lejos de las perfumerías , nacen en los campos de la península ibérica, desafiando los 40 grados de temperatura en verano, brotando de los ramos de jara para proteger a los nuevos brotes de la planta  del sol y las elevadas temperaturas de nuestro verano.

Y para muestra, os dejamos este video del programa de TVE “aquí la tierra” en el que te contamos un poquito más sobre la maravillosa jara:

Pincha Aquí para ver el episodio completo:

Deja una respuesta